(Microrrelato) El descenso

El descenso

 

Tiemblo mientras vomito todo mi ser, a cuatro patas en el suelo ardiente. No puedo dejar de llorar, mientras padezco un dolor indescriptible en mi alma y en todo mi cuerpo. Mi cabeza está llena de pensamientos débiles, terribles, desesperantes. Siento impotente como se desgarran y se descomponen las fibras y órganos de todo mi cuerpo. Porciones de mí se desprenden y caen en la roca, fundiéndose así con ella. Mis tripas crepitan al contacto con la superficie agrietada por la lava. Y todo lo caído se reemplaza rápidamente por pedazos de piedra y metal; materia emergente que se eleva y empieza a recubrir mis huesos cansados.

Ya completo, levanto la vista y más abajo los veo: seres inmundos que se desplazan, mientras arden, sin sentido aparente. Quiero odiarlos, pero ya están muertos; a ellos no parece importarles. Ya no existe en mí el miedo, la ira o el desprecio, aunque más allá del horizonte todo siga pareciendo rojo y negro.

Me yergo, renacido, y todos se detienen. Me miran mientras siguen ardiendo. Ahora ellos forman parte de mi nuevo ejército. Y mis alas destrozadas no volverán a crecer nunca más.

Libros leídos durante el primer semestre de 2015

Inspirado en un artículo (que no encuentro ahora mismo. Link) de Gabriella Campbell, he confeccionado un pequeño listado de los libros leídos por un servidor durante la primera mitad de este presente año. Al lío:

 

Lecturas del primer semestre del 2015:

La huella del maestro (Susan Trott). La palabra que me viene al pensar en este libro es suave. Dependiendo de la situación personal de cada uno en el momento de la lectura, se puede extraer sutiles enseñanzas de este pequeño libro.

Elantris (Brandon Sanderson). Cuarto libro que me he leído de Sanderson, después de trilogía de los Nacidos de la Bruma. Orson Scott Card menciona que se trata de la novela de fantasía más bella que se escribirá en muchos años, y puede que tenga la razón.

El alquimista (Paulo Coelho). En cierta ocasión le escuché decir a Will Smith que se trataba de su libro favorito, o uno de ellos. Decidí darle una oportunidad y no me defraudó en absoluto. Al margen de las creencias personales (esto quizás es un pleonasmo) de Coelho, se trata de un libro muy recomendable. Al menos desde mi punto de vista.

Juan Salvador Gaviota (Richard Bach). Leedlo y punto (bueno, sí queréis). Sigue leyendo