¡Qué calor y que nervios! (borrador descartado)

¡Qué calor y que nervios!

Ella había dedicado buena parte del trayecto en el metro a juguetear con mi miembro. Y cuando dejamos detrás de nosotros la puerta de mi habitación, no podía sentirme yo como mínimo bastante nervioso. Por fin iba a poseer su cuerpo, después de tanto comernos el uno al otro, de tanto rozarnos guiados por nuestros más primitivos instintos animales; aquí estábamos, sólo nos separaba lo que llevábamos puesto. Enfrentados se hallaban nuestros ardientes cuerpos. No sabía que quitarle primero, si lo uno o lo otro; me decidí pues por la parte de arriba, le quite con cautela (y cierta torpeza) el sostén y se aparecieron ante mi sus increíbles pechos, note entonces que algo debajo del pantalón se me estaba removiendo. La cogí en brazos y la recosté en cama, …lo demás me parece que ya pueden imaginarselo.

 

 

“Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.”
-Woody Allen

“No hay amor sin instinto sexual. El amor usa de este instinto como de una fuerza brutal, como el bergantín usa el viento.”
-José Ortega y Gasset

“Sexo: lo que sucede en diez minutos es algo que excede a todo el vocabulario de Shakespeare.”
-Robert Louis Stevenson

Siguiendo en un universo pararelo (borrador descartado)

Después de un intenso momento conseguimos separar nuestros labios. En medio del acaloramiento intenté pronunciar palabra, no podía, sus brillantes ojos y sus mejillas sonrojadas me tenían hipnotizado. Estuvimos largo tiempo mirándonos, y sólo era capaz de oír el latido de mi corazón, así como de igual manera sólo la veía a ella, todo lo demás pertenecía a un segundo plano. Comenzamos a andar en silencio, y de manera instintiva se entrelazaron nuestras manos; teníamos un bonito camino por delante.

 

“No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos.”
– O.K. Bernhart

“Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso.”

– Gustavo Adolfo Bécquer

 

Gracias por leerme.