DEJA QUE TE CUENTE

*Quería dar las gracias -especialmente- a todos mis amigos que me leen incansables una y otra vez, me señalan alguna falta en el texto (que todavía se me escapan), y pueden contribuir con alguna pequeña idea. Muchas gracias.

 

DEJA QUE TE CUENTE

Todo empezó con una llamada telefónica de mi buen amigo el Dr. Michael. Mientras me hablaba a través del teléfono, lo noté demasiado nervioso, y además, no se pronunciaba como acostumbraba. Mucho me extrañó este hecho, ya que Michael era una persona muy sosegada; hablar con él era encontrar paz y tranquilidad, siempre tenía las palabras precisas para cada persona y circunstancia; casi nada lo sacaba de su centro. Pero, como ya digo, en esa llamada no parecía él mismo.

­­­-Ven esta tarde a mi casa del pueblo ¿Vendrás, verdad? -me insistía.

Me contó que se había recluido allí para pensar. Era la primera noticia que yo tenía sobre esa casa; nunca antes la había mencionado, pero eso ya es otra historia.

-Claro, Michael. Allí estaré.

-Muchas gracias. Eres un gran amigo, Howard.

Me dio entonces las indicaciones de cómo llegar a la casa y nos despedimos con la promesa de vernos esa misma tarde.

 

Sigue leyendo

CAFÉ A MEDIODÍA

*Como ando un poco despistado últimamente se me pasó votar la última vez en El relato del mes (y por lo tanto concursar con este relato). Así que cuelgo el relato aquí, y así ya de paso llevan (los relatos de esta nueva hornada) un orden cronológico.

 

CAFÉ A MEDIODÍA

Hacía un sol de justicia. Desde siempre me ha encantado el verano, pero hoy tengo que reconocer que el calor era insoportable. Tenía la cita con él a las doce en una pequeña cafetería del centro, en la zona del ayuntamiento junto a la gran fuente central. Para mí era otra cita más; no le veía al chico ningún potencial, pero tenía que hacerlo de todas formas.

Las doce y diez y todavía no aparecía. Me quedé esperando al lado de la puerta de la cafetería. Por suerte, no había salido nadie a fumar. No me apetecía verlo y menos todavía tener que seducirlo. Intenté pensar en otra cosa y, casi sin darme cuenta, vacié mi cabeza de pensamientos y me quedé absorta mirando aquella fuente majestuosa. Las palomas gorgoteaban e iban de un lado a otro ajenas a todo lo demás. Si no les echabas comida era como si no existieras para ellas. Y el sol, aunque apretaba, lo hacía todo algo más bonito, lo mejoraba. Ya llevaba más de cinco años destinada en este lugar y he de reconocer que en el fondo me gustaba.

-Disculpe -me dijo un hombre al salir de la cafetería.

Salió y se acomodó muy cerca de mí. Buscó en el bolsillo de su chaqueta y sacó tabaco y encendedor.

-¿Qué buen día hace verdad?

Sigue leyendo

HA MERECIDO LA PENA, FRANK

HA MERECIDO LA PENA, FRANK

Era de noche y estaba empezando a llover. Yo estaba mirando el semáforo, como esperando a que se pusiera en verde para cruzar. El tráfico era como siempre muy denso y todo el mundo tenía mucha prisa por llegar a algún sitio; les movía el deseo de pasar de una situación a otra, olvidándose así de disfrutar el momento presente, de vivir el ahora. El semáforo cambió varias veces de color, pero yo seguía quieto en el mismo lugar. La gente iba y venía y yo estaba en otro plano. Un coche muy grande, negro y con aspecto de limusina, se paró delante de mí. La ventanilla del chofer se bajó y apareció un hombre mayor de amable aspecto.

-Suba, por favor -me dijo.

Aunque me estaba hablando a mí, miré a ambos lados para ver a quien podría dirigirse.

-Usted, sí. Suba, por favor.

-¿Yo?

-Sí, todo está preparado. Suba, por favor -insistió amablemente.

Subí con la certeza de que era seguro, no sé por qué, pero lo sabía.

-Llegaremos en quince minutos. Póngase cómodo.

El coche se puso en marcha y avanzamos a una velocidad moderada. Yo miraba a través del cristal todo aquel mundo ahora ajeno a mí. Los escaparates decorados para llamar la atención del transeúnte; la gente caminando por la acera, algunos solitarios y otros compartiendo sus vivencias con otros; caras serias, caras divertidas, gestos, abrazos, manos entrecruzadas, miradas perdidas; observaba cómo caía la lluvia en las aceras, intentando en vano limpiarlas; los demás vehículos adelantándonos…

Sigue leyendo

Café a mediodía

Mi relato ‘Café a mediodía’ ha sido publicado en El relato del mes. Desde aquí quiero darle las gracias a Jorge por su publicación, y por su labor en general.

A partir de este 2014 me he propuesto participar una vez al mes como mínimo en revistas, blogs, concursos, pequeños talleres (Sinjania) o cualquier sitio donde pueda meter alguno de mis relatos.

El relato: Café a mediodía

ANTES DE

Frank llevaba varias horas estudiando. Sobre el escritorio tenía el portátil, un atril, y muchos apuntes dispuestos en varios montones. Aun con todo lo que tenía sobre la mesa, se las arreglaba para tenerlo todo bastante ordenado. Hoy tocaba historia, y, aunque le caían muy bien los antiguos griegos y los romanos, no veía la manera de meterse todo aquello en la cabeza. En uno de los pocos momentos que se permitía descansar, justo cuando se estiraba con los brazos por encima de la cabeza con la silla ligeramente inclinada hacia atrás, y abría los ojos mirando al cielo, lo vio. Había un pequeño guisante en el escritorio. Parecía estar ahí puesto adrede. Estaba situado justo a su izquierda, al lado del ordenador, y a una distancia prudente de este. Lo miró con curiosidad mientras se preguntaba cómo es que no lo había visto antes, y cómo había llegado ahí ese pequeño guisante. Frank se acercaba a él mientras lo miraba fijamente.

Sigue leyendo

ATRAPADO

 

Viernes noche. En el edificio de oficinas de una empresa de transportes urgentes sólo quedaba un trabajador, Steve. Steve era el encargado de que funcionaran todos los equipos, redes, y comunicaciones de la empresa perfectamente. Era uno de los dos informáticos en plantilla, y el otro estaba de vacaciones. Se había quedado para terminar de solucionar un grave problema con los servidores… antes de empezar la jornada del sábado debería estar solucionado.

Cuando por fin se encendieron todos los leds del servidor principal dio gracias al cielo. Verificó con su portátil el funcionamiento de la red y comprobó que todo estaba en orden. Todo funcionaba correctamente. En el suelo, había un manojo de cables, herramientas de corte, destornilladores, y unos cuantos aparatos de diagnóstico; ya los recogería mañana.

Sigue leyendo